lunes, 11 de diciembre de 2017

Nerea Marmolejo Trenas

1º BACH 

Quizás te diga un día, José Ángel Buesa.

Quizás te diga un día que dejé de quererte,
aunque siga queriéndote más allá de la muerte;
y acaso no comprendas, en esa despedida,
que, aunque el amor nos une, nos separa la vida.


Quizás te diga un día que se me fue el amor,
y cerraré los ojos para amarte mejor,
porque el amor nos ciega, pero, vivos o muertos,
nuestros ojos cerrados ven más que estando abiertos.


Quizás te diga un día que dejé de quererte,
aunque siga queriéndote más allá de la muerte;
y acaso no comprendas, en esa despedida,
que nos quedamos juntos para toda la vida

                              

José Ángel Buesa (Cuba 1910- República Dominicana, 1982) fue un poeta romántico con un claro tono de melancolía a través de toda su obra poética, primordialmente elegíaca. Conocido como el "poeta enamorado", ha sido considerado como el más popular de los poetas en la Cuba de su época.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Liberté, de Paul Éluard

1ºBACH C.

Por el pájaro enjaulado
Por el pez en la pecera
Por mi amigo que está preso
Porque ha dicho lo que piensa.

Por las flores arrancadas
Por la hierba pisoteada
Por el cuerpo torturado
De mi amigo que no canta.

Yo te nombro Libertad.

Por los dientes apretados
Por el nudo en la garganta
Por la rabia contenida
Por las bocas que no cantan.

Por el verso censurado
Por el beso clandestino
Por el joven exiliado
Por los nombres prohibidos

Te nombro en nombre de todos
Por tu nombre verdadero
Te nombro y cuando oscurece
Cuando nadie me ve
Escribo tu nombre en las paredes
De mi ciudad
Tu nombre verdadero
Tu nombre y otros nombres
Que no nombro por temor.

Por la idea perseguida
Por los golpes recibidos
Por aquel que no resiste
Y se queda en el camino.

Por el miedo que te tienen
Por tus pasos que vigilan
Por el déspota de turno
Por los hijos que te matan

Yo te nombro Libertad.

Por las tierras invadidas
Por los pueblos conquistados
Por la gente sin salida
Por los sueños atrapados.

Por el justo ajusticiado
Que no han dicho como y donde
Por el héroe asesinado
que jamás negó tu nombre.

Yo te nombro Libertad.


     Escrito por Paul Eluard en febrero de 1942 en la Francia ocupada por los nazis, el poema Liberté fue editado por la Resistencia Francesa y repartido ilegal y bravamente entre los ciudadanos franceses de la zona ocupada por el ejército de Hitler.




Alumnado de 1ºde Bach C. Diciembre, 2017.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Frío

(Cuento Bohemio)



La tarde era triste,
la nieve caía,
su blanco sudario
los campos cubría;
ni un ave volaba,
ni oíase rumor.

Apenas la nieve
dejando su huella,
pasaba muy triste,
muy pálida y bella,
la niña que ha sido
del valle la flor.

Llevaba en el cinto
su pobre calzado;
su hermano pequeño
que marcha a su lado
le dice: -"No sienten
la nieve tus pies?"

"Mis pies nada sienten"
-responde con calma-
"El frío que yo siento
lo llevo en el alma;
y el frío de la nieve
más duro no es".

Y dice el pequeño
que helado tirita:
-"¡Más frío que el de nieve!...
¿Cuál es, hermanita?
¡No hay otro que pueda
decirse mayor!..."

-"Aquel que de muerte
las almas taladre;
aquel que en el alma
me puso mi madre
el día que a mi esposo
me unió sin amor".


Manuel María Flores

lunes, 20 de noviembre de 2017

Rafael Romero Sánchez

 

 

NO CULPES A NADIE 

 

Nunca te quejes de nadie, ni de nada,
porque fundamentalmente tu has hecho lo que querías en tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo 
y el valor de empezar corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre surge de las necesidades de su error.

Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, 
enfréntala con valor y acéptala.

De una manera u otra es el resultado de tus actos 
y prueba que tu siempre has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, 
acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño.
Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar 
y que ninguno es tan terrible para claudicar.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado 
así como la causa de tu futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, 
de quien vivirá a pesar de todo, 
piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo 
y tus problemas sin eliminarlos morirán.

Aprende a nacer desde el dolor 
y a ser más grande que el más grande de los obstáculos, 
mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte 
y dejarás de ser un títere de las circunstancias 
porque tu mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza de tu vida, ahora despiértate, 
lucha, camina, decídete y triunfarás en la vida; 
nunca pienses en la suerte, porque la suerte es:
el pretexto de los fracasados.
Pablo Neruda

lunes, 13 de noviembre de 2017

Rafael Romero Sánchez

 Otoño


En llamas, en otoños incendiados,
arde a veces mi corazón,
puro y solo. El viento lo despierta,
toca su centro y lo suspende
en luz que sonríe para nadie:
¡cuánta belleza suelta!          
                               

Busco unas manos,
una presencia, un cuerpo,
lo que rompe los muros
y hace nacer las formas embriagadas,
un roce, un son, un giro, un ala apenas;
busco dentro mí,
huesos, violines intocados,
vértebras delicadas y sombrías,
labios que sueñan labios,
manos que sueñan pájaros...
Y algo que no se sabe y dice «nunca»
cae del cielo,
de ti, mi Dios y mi adversario.

Octavio Paz

lunes, 6 de noviembre de 2017

Rafael Romero Sánchez

Poema seleccionado por Nuria (1º ESO C)

 

Uno no escoge


Uno no escoge el país donde nace;
pero ama el país donde ha nacido.

Uno no escoge el tiempo para venir al mundo;
pero debe dejar huella de su tiempo.

Nadie puede evadir su responsabilidad.

Nadie puede taparse los ojos, los oídos,
enmudecer y cortarse las manos.

Todos tenemos un deber de amor que cumplir,
una historia que nacer
una meta que alcanzar.

No escogimos el momento para venir al mundo:
Ahora podemos hacer el mundo
en que nacerá y crecerá
la semilla que trajimos con nosotros.

 Gioconda Belli


lunes, 30 de octubre de 2017

Rafael Romero Sánchez


ÍTACA


Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.
Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas. 


Konstantinos Petrou Kavafis








 Alumnos de 1º ESO C que han leído y trabajado el anterior poema con mucho interés en clase de lengua.