lunes, 24 de febrero de 2014

Rosalía de Castro

 
 

Del mar azul las transparentes olas

Del mar azul las transparentes olas
mientras blandas murmuran
sobre la arena, hasta mis pies rodando,
tentadoras me besan y me buscan.

Inquietas lamen de mi planta el borde,
lánzanme airosas su nevada espuma,
y pienso que me llaman, que me atraen
hacia sus salas húmedas.

Mas cuando ansiosa quiero
seguirlas por la líquida llanura,
se hunde mi pie en la linfa transparente
y ellas de mí se burlan.
Y huyen abandonándome en la playa
a la terrena, inacabable lucha,
como en las tristes playas de la vida
me abandonó inconstante la fortuna.

ROSALÍA DE CASTRO (1837-1885)

miércoles, 19 de febrero de 2014

Generación del 27

 
Algunos miembros de la Generación del 27: arriba, de izquierda a derecha: Aleixandre, Lorca, Salinas, Alberti, Neruda, Bergamín, Altolaguirre, María Teresa León. Abajo, de derecha a izquierda: Rosa Castillo, Enrique Moreno, Cernuda, Concha Méndez.

martes, 18 de febrero de 2014

Sor Juana Inés de la Cruz

Nuevo Mundo llamado América (1596), por Theodoro de Bry (AHG)


REDONDILLAS


Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:


si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si la incitáis al mal?


Cambatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.


Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco
el niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.


Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.


¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo,
y siente que no esté claro?


Con el favor y desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.


Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por crüel
y a otra por fácil culpáis.


¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata, ofende,
y la que es fácil, enfada?


Mas, entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.


Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.


¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?


¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga,
o el que paga por pecar?


Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.


Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.


Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.



SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ (1651-1695)

sábado, 15 de febrero de 2014

Noelia de Torres Fenández




Y se cernirá la noche sobre mí


...Y se cernirá la noche sobre mí.

Pero cuando me acaricies

y una tímida curva

de tus labios asome,

tus brillantes perlas de lilio

amainarán el negro velo,

a su paso consigo,

días claros de azahar.


...Y podré sentir esa sensación

que no te deja ni hablar,

que no te deja pensar

en otra cosa más que en él.


...Y sus labios desconocidos

cantarán esa canción.

Y ese hielo que me quema,

me derrite, me funde;

y ese fuego me congela,

me consuela, y me trae

tus recuerdos,

tu imagen, tu perfume,

anhelantes,

alimentarán mi vacío.


¿De qué servirá un suspiro

de sentimientos vivos?

De nuevo, vacío.


...Y palabras anegadas de rabia

cruzarán sin tregua mi mente.


...Y esas envidiosas esmeraldas,

sin triunfo ante tus ojos,

me sonreirán nuevamente,

haciéndome añorar

tus manos, porcelana, constantes mariposas.

 
...Y cuando me acaricies,

de nuevo, la noche se cernirá sobre mí.


      NOELIA DE TORRES FERNÁNDEZ   (2ºBACH B)

jueves, 13 de febrero de 2014

Francisco José González Ruiz



Nuestra nube perfecta



Por encima de todo en este mundo,

abrázame que sin ti no tengo rumbo.

Un vagabundo que se muere por tu calor,

caricias son tus besos, tus abrazos mi voz.


Me ahogo si te pierdo, eres todo lo que soy,

porque soy ese bobo que te observa en cada rincón

que si tú me lo pidieras, treparía por tu balcón

y es que por ti ¿qué no doy?


Mece mis sueños, demostremos lo que somos,

dame tu mano, ámame, estamos solos.

Fluyamos el uno en el otro como fluye nuestro amor.

Perfecta, preciosa, mi boba, tú y yo


Se abren nuestros ojos, nos miramos en silencio.

Piensas lo que pienso, ¿lo ves? está perfecto.

Es un mundo nuevo, una nube sin defectos.

Y es que tú eres mi princesa, a la que reverencio.


No soy un superhéroe, pero puedo salvarte

de lloros y problemas, tan solo quiero mimarte.

Soy ese enamorado que quiere conquistarte

y es que si tú me dejas no pienso soltarte.


Y aunque esto parezca un sueño

no tendrá ningún fin,

te lo digo y no te miento

y es que solo pienso en ti.


Vivamos en nuestra nube perfecta,

vivamos, los dos juntos , muy cerca.

Todo lo que dije, lo dijo mi corazón

y es que por ti pierdo hasta la razón.



FRANCISCO JOSÉ GONZÁLEZ RUIZ (2º BACH. B)

domingo, 9 de febrero de 2014

Salvador Espriu

Salvador Espriu, por Josep Pla-Narbona (Viquipedia)
 
PERQUÈ UN DIA TORNI LA CANÇÓ A SINERA
El meu somni lent
de la gran pau blanca
sota el cel clement.
Passo pels camins
encalmats que porten
la claror dels cims.
És un temps parat
a les vinyes altes,
per damunt del mar.
He parat el temps
i records que estimo
guardo de l'hivern.
Però tu riuràs,
car veus com es tanquen
llavis catalans.
I es baden al sol
boques de captaires,
plagues de leprós.
Ningú no ha comprès
el que jo volia
que de mi es salvés.
Mai no ha entès ningú
per què sempre parlo
del meu món perdut.
Les paraules són
forques d'on a trossos
penjo la raó.
Branden a ple vent
cordes que no poden
suportar més pes.
El càntic és lluny,
i la greu campana
toca pels difunts.
Ha cessat el ball
de l'altiva monja
i de l'embriac.
La dansa també
del pelut dimoni
amb la reina Esther.
Ja no volta l'ós.
He llegit el llibre
del Predicador.
Deso a poc a poc
dintre de la capsa
tots els meus ninots.
Ara he de callar,
que no tinc prou força
contra tant de mal.
D'un mal tan antic
aquesta veu feble
no et sabrà guarir.
En un estany buit,
manen el silenci
i la solitud.
Sols queden uns noms:
arbre, casa, terra,
gleva, dona, solc.
Només fràgils mots
de la meva llengua,
arrel i llavor.
La mar, el vell pi,
pressentida barca.
La por de morir.
                    SALVADOR ESPRIU (1913-1985). De Cementiri de Sinera (1946).
VER: Poemas de Espriu


lunes, 3 de febrero de 2014

Félix Grande


 
 
POR LOS BARRIOS DEL MUNDO VIENE SONANDO UN LENTO SAXOFÓN



Mientras que William Faulkner
halla los agrios del lenguaje,
hoza en Yoknapatawpha
levantándola, hirviéndola
cuida la construcción feroz
de una nueva novela y cuida

su innegable talento epilepsíaco;
mientras que William Faulkner
irrumpe en el conflicto negro
con un relincho ambiguo, ahíto
de tradición, desprecio al Norte,
discurso estéril e insensato orgullo,
los negros, muchos negros,
algunos negros, inflamados de
la horrible historia del Mississippi,
con la memoria chorreando
por el sudor del algodón
y varios siglos de negros abuelos
retumbando a sus pies bajo el tiempo y la tierra,
cantan, vense impelidos
a seguir componiendo
música entre paréntesis:
negro spirituals.

Mucho de lo que vimos
es vida entre paréntesis.
Blancos segando arroz en Tarragona
con el agua a los muslos,
las sanguijuelas de los arrozales
alimentándose de ellos.
Periódicos occidentales
informando de blancos muertos
en el frente, o de hambre,
o bajo un viejo caserón derruido.
Blancos en paro. Blancos en exilio.
Blancos dando betún
sobre sus cartucheras.
Blancos bebiendo el vino
de la derrota disfrazada.
Blancos buscando
la propia estimación en los burdeles.
Blancos meditativos, ingresando,
amargura sobre amargura,
en el cinismo, esa
sublimación para los faltos de recursos.
Del Sena al Plata,
del Támesis al Rin,
un rumor blanco busca desperdicios
y hurga en la realidad hostil
y en su razón, dispersa e inarmónica
de parietal a parietal.
Siglos también de abuelos blancos
entre jornadas de trabajo tensas,
fruta difícil, carne retorcida,
el barro insomne de las botas
de los soldados, el capote
de campaña, la emisora que menciona
el Mississippi blanco,
el blanco linchamiento con bala,
la actividad enfebrecida
del ginecólogo oficiando
sobre el mantel que el tirón de la guerra
arrojará en el suelo
quebrando su momentáneo contenido;
los tugurios en donde
blancos desconcertados
se pliegan y se venden, borrachos
de vino y blancura injuriada,
siglos también de abuelos blancos
con sus ingenuos hospitales,
su herencia pavorosa, sus bolsillos
llenos de migas o sus sienes
llameantes de lucidez o de torsión,
hacen pensar en una música
con paréntesis, con incisos,
con bárbaros interrogantes,
con desconcierto, con corcheas de ojos,
mordentes de sarcasmo,

calderones de confusión,
accelerandos de vasto gruñido:
blanco spirituals.


(Tú lo sabes, James Baldwin:
no es sólo tu color.
Ésa es la lenta trampa
que quisieran hacer reinar.
Tú lo sabes, James Baldwin:
te necesitan negro para odiarte,
para sobrevivir bajo su miedo
mediante el odio. Pero,
tú lo sabes, James Baldwin:
también te necesitan
desclasado, desocupado, disponible
para usarte los brazos
a bajo precio. *  Extiendes
tu mirada en los barrios de Europa,
oteas los indios sudamericanos,
te achicharras sobre la India,
te sumes en las periferias
de las ciudades industriales
y ves hermanos de otras razas
discriminados, repudiados
en la otra piel del hombre: el sueldo,
en la otra piel del hombre: la cultura,
en la otra piel del hombre:
la libertad.
Tienes hermanos de otras razas,
todo sudor es familiar,
toda miseria lleva
escupitajos en la piel.)


De Charlie Parker a Edith Piaf
un diluvio de negro spirituals
y de blanco spirituals llueve
sobre la civilización;
llueve piaf; llueve parker, llueven
Manolo Caracol, Louis Armstrong,
Discépolo, John Coltrane, Billie Holliday.

Es un agua que se introduce
por las fisuras de los Parlamentos,
por las rendijas de los programas,
por los agujeros de la ONU,
empapa a la estrategia, moja
a la inmortalidad y la encoge,
hincha las oscuras maderas
de los ataúdes y congela
todo el grandioso fuego de vivir.
Llueve toda la tarde, llueve
toda la noche: y tras la ventana
en que repiquetea la lluvia
ese diluvio es observado
por un blanco o un negro
mientras que suena un saxofón
                                                          y llueve.



* Entre 1915 y 1918 emigraron hacia las industrias del Norte de los Estados
Unidos medio millón de negros del Sur de los Estados Unidos. Para evitar la
desbandada que tanto había jurado desear, el KKK de los Estados Unidos
desencadenó una campaña de terror. Tan pintoresca fraternidad dio como resultado setenta y siete negros linchados y catorce quemados en público: once de ellos, vivos. (Ver Los viajeros de la libertad, pág.10. Edit. Fontanella. Barcelona, 1963.)




FÉLIX GRANDE (Mérida, 1937- Madrid, 2014). De Blanco spirituals (1967).